SOLICITA UNA
COTIZACIÓN

Grasas Industriales

En la época moderna el hombre ha creado instrumentos y herramientas que le ayudan a trabajar, transformar y mover grandes cantidades de materiales. A éstas invenciones las  llamamos máquinas.

Toda máquina está compuesta por componentes fijos y componentes móviles que de acuerdo a su diseño le permitirá efectuar un trabajo. Internamente estos componentes tienen varias superficies en contacto entre sí que al moverse se friccionan y generan calor. Para disminuir y minimizar este efecto, mejorar el funcionamiento e incrementar la vida útil de los dispositivos se agregan entre las superficies sustancias que reducen el contacto, evitan la fricción y facilitan el movimiento y la operación de la máquina. A estas sustancias se les llama lubricantes.

A los lubricantes industriales Shell que están formados por una base aceitosa y aditivos se les denomina aceites industriales y si además se les agrega agentes espesantes se les llama grasas industriales.

Las primeras grasas industriales e fabricaron con base en jabones cálcicos, para posteriormente darle paso al desarrollo de las grasas líticas, y una década después se lanzaron las grasas de jabón compuesto de aluminio. La principal ventaja de las grasas lubricantes es que permanecen en la región del rodamiento ya que por su consistencia tienden a resistir los efectos gravitacionales.

La eficiencia de las grasa industriales y su comportamiento va a estar determinada por su capacidad de flujo la cual va a ser función de la viscosidad del aceite base y el tipo y porcentaje de jabón utilizado para su formulación. Esta capacidad de flujo, además, se verá afectada a variables de estado del sistema como son la temperatura, presión, el esfuerzo de corte al que se expone y la frecuencia con la que se expone a este esfuerzo.

Las grasas son formuladas derivados de la naturaleza de los engrasantes, estas inicia con una base metálica a las que adicionalmente se suman elementos como ácido graso y agua mezclados con un aditivo, teniendo como resultado la saponificación de jabón.

Las bases metálicas usualmente son compuestos de calcio, sodio o litio. Generalmente se califican como grasas cuando la mayor parte de estos elementos tienen como característica: viscosidad, resistencia a la oxidación y punto de fluidez. Estos elementos pueden ser:

  • Bases Parafínicas: Son relativamente estables a altas temperaturas, pero por el alto contenido de parafinas que poseen, no funciona satisfactoriamente a bajas temperaturas.
  • Bases Nafténicas: Frecuentemente contienen asfalto; a altas temperaturas estas bases son menos estables que las parafínicas. Generalmente no deben usarse temperaturas por encima de los 65°C.

Tipos de grasas industriales:

  • Grasas líticas: la consistencia mantecosa y suavidad de la sustancia vuelve su capacidad de adherencia una buena forma de implementación. La estabilidad a alta temperatura prioriza una gama de temperaturas que pueden ir desde las más bajas hasta temperaturas muy elevadas. Un factor importante es que son sustancias poco solubles en agua.
  • Grasas sódicas: Una de las características de este elemento es que se puede implementar a altas temperaturas. las propiedades de adherencia y obturación, proporcionan buena protección contra la oxidación, ya que desarrollan la absorción de agua. Actualmente se utilizan grasas sintéticas sódicas altas temperaturas.
  • Grasas cálcicas: La estructura de esta grasa está definida como suave, Además de su estabilidad mecánica. No se disuelven en agua y son normalmente estables con cuando se ponen en contacto con el vital líquido y en específico con un tercio de agua. No debe utilizarse en mecanismos cuya temperatura sea elevada. Algunas grasas de jabón calcio-plomo también ofrecen buena protección contra el agua salada, y por ello se utilizan en ambientes marinos. Existen  grasas cálcicas estabilizadas por otros medios distintos del agua que se pueden emplear a temperaturas de hasta 120 grados centígrados.
  • Grasas  de extrema presión: Tienen una mayor resistencia de película, se usan para velocidades muy lentas y para elementos medianos y grandes sometidos a grandes tensiones.
  • Grasas antiengrane: Contiene bisulfuro de molibdeno, y proporcionan una película más resistente que los aditivos de extrema presión.
  • Grasas de jabón compuesto: son grasas que contienen elementos minerales, así como partículas de jabón metálico, usualmente del mismo material metálico de procedencia. este tipo de grasas favorece al buen funcionamiento en la lubricación a altas temperaturas.
  • Grasas sintéticas: se basan en aceites sintéticos como aceites ésteres y siliconas. No se oxidan tan rápidamente como los aceites minerales por lo que tienen por ello un mayor campo de aplicación. Tienen poca resistencia al rozamiento a bajas temperaturas por debajo de -70º C.